07 May 2010

Las ayudas del Plan 2000E a la compra de coche TRIBUTAN

Hacienda ha confirmado que las ayudas directas a los compradores de vehículos derivadas del Plan 2000E tienen que declararse como ganancias patrimoniales y tributar con el resto de renta general en la Campaña de Renta 2009, que se extenderá hasta el 30 de junio.

“En ningún sitio se dice que no tributen” ha señalado el gerente del Registro de Economistas Asesores Fiscales (Reaf), Luis del Amo, quien avanzó que se declara la ayuda estatal que recibe directamente el contribuyente, lo que supone los 500 euros que financia el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio y otros 500 de las comunidades autónomas.

El dinero recibido del Plan 2000E para cambiar de coche es una ayuda pública y los contribuyentes deberán incluirla como ingresos en su declaración, aunque en los borradores de la Agencia Tributaria no figuran estos datos ni se advierte a los ciudadanos de que deben consignarlos.

Los contribuyentes con unos ingresos menores de 17.700 euros anuales, aunque no tengan obligación de presentar la declaración, si que deben contabilizar como ingreso las ayudas del plan. El importe que tendrán que devolver a Hacienda para una ayuda de 1.000 euros supone unos 240 euros, una cuarta parte de lo recibido.

Reclamación de cantidades

En el caso de que no incluyan esta información, podrían recibir a lo largo de los próximos cuatro años declaraciones paralelas reclamando las cantidades no específicadas.

Los contribuyentes también tendrán que declarar las ayudas de las comunidades autónomas, que, por ejemplo, en el caso de Madrid, devolvían un 20% del impuesto de matriculación.

Las ayudas públicas y subvenciones se declaran en la renta desde que existe el IRPF, excepto todas aquellas que están exentas de declaración desde el mismo momento en el que se crean.

La letra pequeña de la declaración de la renta también considera ganancias patrimoniales las subvenciones para adquirir vivienda y la renta básica de emancipación del Ministerio de Vivienda que como ayudas públicas tienen que tributar con el resto de la renta general.